De viaje sostenible por la innovación social de Medellín

Si está interesado en hacer este recorrido acérquese al stand del Metro, donde le brindaremos más información y lo inscribiremos sin costo. Tenga en cuenta que los cupos son limitados y que la exposición durante el recorrido se realiza en español.

 

Tiempo total de recorrido: 2 horas 30 minutos
Fecha: 1 de marzo
Hora: 10:00 a.m.

El Metro de Medellín es un sistema multimodal que incorpora tres tecnologías diferentes (cable, bus BRT y férreo), todas ellas impulsadas por energías amigables con el medioambiente como la eléctrica (que en Colombia proviene principalmente de fuentes hídricas) y el Gas natural Vehicular, que comparado con el diésel genera muchas menos emisiones de gases contaminantes. En los tres modos se puede llevar una bicicleta plegable sin importar sus dimensiones, por lo que este recorrido es para quienes poseen una.

 

El recorrido empieza en la estación Plaza Mayor de la Línea 1 de buses, un sistema de buses articulados con carril exclusivo o BRT (Bus Rapid Transit System) operado por la Empresa, en el que al igual que en todo el Sistema se vive la Cultura METRO.

 

Al llegar a la estación Hospital se hace un trasbordo a la Línea A, de tipo férreo. La integración física, operativa, tarifaria e institucional permite a los usuarios hacer este cambio ágilmente y con un solo pago. La siguiente parada es la estación Acevedo, en donde empieza el recorrido de la Línea K, un sistema de cable aéreo que fue el primero en el mundo en ser concebido como una solución masiva de movilidad.

 

En el ascenso hacia la estación Santo Domingo, ubicada al lado del Parque Biblioteca España, las cabinas vuelan sobre los techos de las casas de los habitantes de la zona Nororiental. En el pasado, esta parte de la ciudad estuvo marcada por el estigma de la violencia, pero hoy, gracias a los cables y a las obras de urbanismo complementarias que llegaron con ellos, puede mirar al futuro con optimismo.

 

En la estación Santo Domingo se realiza una nueva transferencia al cable turístico Arví o Línea L. Las casas y demás elementos del paisaje urbano van quedando atrás a medida que las cabinas se adentran en los bosques del Parque Arví, un parque natural de 16.000 hectáreas que permitió que quienes viven en el Valle de Aburrá pasaran de disponer de 4 metros cuadrados de espacio público por habitante a disfrutar de 12. Allí se podrá recorrer en la bici plegable una vía pavimentada que transcurre por entre los bosques de la zona. Para terminar, un mercado local campesino da la oportunidad de deleitarse con algunos productos típicos antes de emprender el regreso a Medellín.